Páginas vistas en total

sábado, 7 de febrero de 2015

CARTAS DE ROSAS CON ESPINAS.

Tennessee, Estados Unidos. Fecha, 5 de Enero de 1959

Te escribo a ti Molly, desde el fondo de mi corazón, Carter Parker:
Tal vez no quieras saber de mí, o tal vez si, te escribo para pedirte perdón, de verdad te pido mis más sinceras disculpas por no haber estado para ti cuando éramos un nosotros, quiero que tengamos la conciencia limpia, tanto tú como yo. Sé que esto parecerá muy duro pero quiero dejar de ser un estorbo para tu vida, nunca supe valorarte decirte con toda mi alma lo sentía realmente por ti y cuanto me importas Fui un verdadero idiota y aun sigo siendo uno.

El hecho de conocerte sigue siendo increíble pero ya no quiero seguir lastimándote, esta vez quiero decir adiós definitivamente, no creo estar seguro de esta decisión, me he ido lejos por un trabajo de la compañía, y no es mi disposición estar aquí, estaría allá a tu lado abrazándote y diciéndote lo especial que eres, pero ya sé que perdí mi oportunidad, solo quiero que sepas que simplemente ya no estaré, estoy lejos donde no puedo hacerte más daño. Ya podrás olvidarte de mí, no podre meterme más en tu vida.


Sé que ahora está comprometida con el joven  Cooper, y esta carta 
sea descortés de mi parte. Espero que él sea mucho mejor de lo que yo fui contigo. Me han llegado rumores de que el te ama, y eso me alegra por que se que ahora eres más feliz de lo que yo pude hacerte, Cooper tiene la gran oportunidad de ver lo maravillosa, lo hermosa y encantadora que eres. Te pido disculpas por todo lo que te he hecho, siempre me doy cuenta de mis errores muy tarde.

 Que seas muy feliz.
                                   
                                                  Carter.


Nueva York, Estados Unidos, fecha, 08 de Enero de 1959.

 Molly Macurney:

Hace un mes que no sabía de ti, tus palabras me han lastimado como también me han hecho sonreír, siempre tan complicado para todo, tan misterioso, y siempre esperando el último momento para reaccionar, colocando las cosas de cabeza como de costumbre, pero tuviste demasiado tiempo para decirme todo lo que sentías por mí, no pude estar esperándote toda mi vida, me cansé, no iba a estar solo para cuando tú quieras, siempre me has buscado cuando se te daba la gana, y nunca cuando yo quería sabes que me llegaste a confundir muchísimo con tus actitudes de un día me amas y al otro me olvidas, hace tiempo que me deje de eso porque de verdad me cansé. Lo que recuerdo de ti son excusas y más excusas, me llegaste a lastimar hasta el alma, ¿Si no querías lastimarme por qué hiciste todo eso? Debiste cuidarme cuidar tus pasos todo lo que hacías. Es tarde para lamentos.

El señor Cooper me quiere como lo quiero a él, pero seré sincera y aspiro que lo sepas sobre toda las cosas, nunca amare a alguien más que a ti, a pesar del pasado yo no guardo rencor a lo sucedido, aprendí a seguir con mi vida. No quiero que sea el último adiós, quiero verte saludarte y decirme por dentro él me destrozo pero también me hizo muy feliz”. Nunca estaré lista para olvidarte por completo.

Gracias por hacerme fuerte, mucha suerte en tu nuevo trabajo                                                                                                                           
                                                                                                                                                            Molly.
         

Tennessee, Estados Unidos. Fecha, 11 de Enero de 1959.

Carter Parker:

No fueron excusas querida Molly, tienes razón de verlo de esa forma, entiendo, pero recuerda que muchas veces te dije que mi vida no es perfecta, si hubiera tenido la oportunidad de cambiarla y aun tenerte en ella lo hubiera hecho pero la vida no es una fuente de conceder deseos. Lo siento tanto por haberte mentido tantas veces y no explicarte todo de la manera correcta. Fui un cobarde, ahora pago mi error sin tenerte.

Por dentro en los más recóndito de mi no quiero que me olvides, no porque no me importes, me importas más de lo que crees, incluso me importas más que mi mismo. Nunca estuve listo para contarte muchos sucesos, no quería ser una carga mas entre tus problemas, tu vida también ha sido muy difícil y no quería empeorarla, desde que te conocí he hecho las cosas mal y es mejor para ti, que me olvides Quiero y mereces ser feliz. Si pudiera volver al pasado y en vez de haber estado con todas aquellas mujeres que no ame, estar contigo desde un principio. Desde que te vi por primera vez me enamore, pero perdí mi tiempo con otras, me encanto tenerte como amiga, como novia, como amante.

Espero que me contestes y sea tu última carta.
                                                                                                                                                                                           
                                               Carter.


Nueva York, Estados Unidos. Fecha, 15 de Enero de 1959


Tú querida Molly:

He estado ocupada estos días con los preparativos de la boda. Tu carta me llego ayer en la tarde, he estado todo el día pensando que quería responderte, y lo hago de la manera sencilla, como si hablamos de frente. Ahora es de noche, todos en casa se han ido a dormir, y como de costumbre tengo insomnio, te he pensado mucho últimamente, aun sigo soñando contigo, todas las noches, siempre te ando buscando, una de las razones por la cual no puedo olvidarme de ti aunque quiera, por que cuando cierro los ojos tu estas ahí, de frente, pasando o a mi lado No me olvidare de ti, no quiero, tampoco lo voy hacer. ¿Amaras a alguien más como a mí?

No entiendo por qué piensas así, tú no empeoraste las cosas, las circunstancias no iban muy bien para entonces, no puedes vivir pensando de esa forma. Te perdí una vez y no pienso pasar por lo mismo dos veces. No te podre reemplazar tú fuiste y seguirás siendo importante para mí.

Me encantaría tenerte como amigo o como conocido, por favor piénsalo.

Se mi amigo Carter, formas parte de mi.

 No va hacer mi última carta quiero tu respuesta.
                                                                                                                                                          Molly.


Tennessee, Estados Unidos. Fecha, 20 de Enero de 1959.

Me ha costado muchísimo responderte, lo pienso demasiado que respuesta te podre dar, pero sigo insistiendo olvídate de mí. Te valore muy poco, tu siempre me dabas lo mejor, eras y eres increíble conmigo, no creo merecerme eso, no soportare verte con Cooper, entiende que te quiero más que una amiga, una razón por la cual no puedo volver como un simple amigo. Recuerdo que fuiste la primera chica a la que mire a los ojos y le dije te amo, a la única que presente a mis padres a la que le conté parte de mis sufrimientos y de mi pasado oscuro.

Yo tampoco puedo olvidarme de ti, porque aun te pienso y no puedo reemplazarte con cualquiera. Jamás amare a otra mujer solo a ti, solo tú.

Pero no puedo dejar de pensar en ti y Cooper como pareja, deben ser felices, no quiero que sufras por mis estupideces. Sé que la boda es dentro de un mes, y que pronto te volverás mujer de Cooper, ya es definitivo. El será el hombre de tú vida y por lo visto el indicado, muy suertudo.

Adiós.
                                                                                                                                                            Carter.


Nueva york, Estados Unidos. Fecha, 19 de Febrero de 1959.

Molly Marcurney:

Te estado llamando, pero nunca contestas, quería escuchar tu vos de nuevo. No conteste a tu última carta; como tú decidiste que era el último adiós, porque no aceptaste mi propuesta.

Vengo con la intención de comunicarte que te has equivocado el joven Cooper no es el hombre de mi vida me ha dejado por una jovenzuela a una semana de la boda, no lo culpo tal vez soy mucho para él, o creo que no supo amarme lo suficiente. El lunes por la mañana me dijo que nuestra relación había llegado a su fin, el no quería desde un principio entrometerse conmigo o eso al menos me dijo luego de haber tenido una conversación nada sentimental en el transcurso de la mañana

No me siento triste ni abandonada, me siento decepcionada, creí que había encontrado a quien amar y compartir mi vida, pero me equivoque y creo saber que es por el hecho de que aunque pase el tiempo mi vida seguirá conectada a ti. Estoy algo segura de que con esto no soluciono nada querías que supieras que vuelvo a estar sola, y esa situación no me molesta.

Me encantaría volverte a ver.
                                                                                                                                                           Molly.


Carter leyó la carta más de tres veces, repasando cada palabra y letra asombrado, hacia una mueca y sacudía la cabeza, y se decía así mismo Por que siempre tan dura contigo misma Molly. El amor por ella le volvió a brotar por la cabeza y por todo el cuerpo, sintió que el destino del mundo y todo se colocaba de acuerdo para ir por ella, era viernes ya estaba atardeciendo y no tenía que volver hasta el trabajo el martes por la mañana (ya que el lunes lo poseía libre por mantenimiento de la empresa). Decidió irse, ir por ella, tomo una maleta y coloco todas sus pertenencias, compró un pasaje a Nueva york y se fue sin avisarle.

Se instalo en casa de su abuelo, le compro un ramo de flores camino a casa de Molly, unas rosas rojas y rosadas. Eran las 12 del medio día y el ambiente se encontraba fresco, se encontraba parado frente a la casa de los padre de Molly, subió las tres escaleras de la entrada y toco la puerta esperando con ansias a que saliera.

Era ella, era Molly, estaba allí más hermosa de lo normal, iba vestida con un vestido algo acampanado rosado con flores estampadas, tenía su  cabello castaño mas rizado de lo común y llevaba los labios pintados de rojo. Cuando abrió la puerta no se imagino que se encontraría con él, lo miro detallándolo y en seguida sonrió.

-¿Qué haces aquí? Le temblaba algo la voz y sonreí con mucha timidez.

-Vine por ti, ten son para ti. Entregándole las flores.

-No esperaba a que vinieras sin avisar. Muchas gracias son hermosas.

-Como tú Molly, y descuida no tienen ninguna espina que te pueda puyar, me asegure que fueran perfectas para ti.

Molly se sonrojo y lo miro a los ojos. Me gustaría quedarme a platicar pero iba de camino a salir con mis amigas, muy lindo detalle. Me tengo que ir.

-¡No! Estoy aquí con un propósito, puede sonar extraño, pero es ahora que tengo la oportunidad, por una razón sucedió todo con Cooper, volviste acertar me equivoque como siempre, pero ahora estoy aquí parado viendo lo hermosa que eres, con el propósito de que me des una segunda oportunidad, no te pido mas nada solo eso. De que te amo y quiero pasar toda mi vida a tu lado.

-No puedes venir aquí y decir todo eso, no es el momento, tengo que pensar muchas cosas, no estoy preparada para estar en una relación.

-Pensé que dirías eso, pero no me rendiré, antes no supe qué hacer con tanto que tenía enfrente; me refiero a ti. Ahora si estoy listo para amarte, mis palabras son sinceras, daré todo por el todo de mi por ti, porque te mereces eso y más. Piénsalo por favor.


Molly dejo las flores en los muebles de su porche, se abalanzo sobre Carter y lo abrazo con todas sus fuerzas, y le susurro al oído Te extrañe

No hay comentarios:

Publicar un comentario